ARMERÍA


Alta frontera del odio

no fueron lápices de madera
las ballestas

Conocí un lago tranquilo
que miraba la noche
sin miedo

abandonado
a la paz de unas manos
dormidas sobre la corriente

Entonces el mundo cabía en los ojos del ganado o
en la guarda de los pájaros

(((era azul el agua
risa vacante
suelo del infortunio
grito primordial donde nacimos)))