LUCHAR HASTA VENCER

A Douglas Saab


Pobre rosa caída
en ti ni pétalos ni rocío

fragor abonado en los cielos
no podrá
borrarnos
la sangre derramada

no podrá
contra nuestro sueño
de verdor encomendado
aún con la rosa temblando
agazapada:

Nunca podrán