TIERRA EN LOS OJOS


Era rastreado por calladas mujeres
por “niñas de sociedad”
tocado fui entre muros de codicia
y fornicación

Todo por la vana ilusión de presentirme bueno

a mí que del candor me salva
lo insaciable

y alguna que otra historia desprendida
sin clavos ni maderos.